Nochevieja

Es fin de año. Algunos se sienten hoy más solos, como el mendigo al que he visto aporreando la puerta de una farmacia cerrada. Pedía a voces una caja de bisagras, y se reía de su propio chiste.

Me gusta observar esa euforia, ese entusiasmo que, absurdamente o no, invade hoy a millones de seres humanos.

No me importa nada la fecha, pero es irrepetible ver a tanta gente optimista, dándose una nueva oportunidad a ellos mismos.

Aún nos queda la esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *